galletas-de-chispas-de-chocolate-y-banana-700x467

10 consejos para unas galletas perfectas

1. Utilizar mantequilla a temperatura ambiente, de esta forma se mezclará mejor con los ingredientes secos, como el azúcar y la harina, y nos ayudará a mantener la forma de la galletas cuando las horneemos. La manera más rápida para obtener mantequilla con la textura adecuada es cortarla en trozos grandes y rallarla.

2. Usar huevos a temperatura ambiente, eso hará que las claras y las yemas se mezclen más uniformemente en la masa.

3. Batir bien la mantequilla y el azúcar, hasta que formen una crema suave. Si los batimos durante unos 10 minutos conseguiremos unas galletas esponjosas cuando las horneemos.

4. Reducir la cantidad de harina para conseguir unas galletas más tiernas, pues un exceso de harina hace que las galletas resultantes sean duras como piedras. Por eso es aconsejable, si la harina fue medida a cucharadas retirar una pequeña cantidad si la medimos en gramos.

5. Enfriar la masa antes de hornearla, dejar la masa en la nevera como mínimo media hora antes de cocer las galletas hace que, aparte de sea más fácil manejar la masa, se realce el sabor de la mantequilla, ya que los ingredientes han tenido tiempo para unirse.

6. Poner un poco de sal marina gruesa sobre las galletas de chocolate, así se realzará el sabor del cacao y hará que el resultado final sea totalmente irresistible.

7. Enharinar los cortadores antes de cortar las galletas, de esta manera la masa se afloja fácilmente de él cuando la coloquemos en la bandeja de horno. Por la misma razón es también aconsejable enharinar el rodillo.

8. Bajar la temperatura del horno los últimos minutos de cocción, esto evitará que el exterior de la galleta quede demasiado crujiente antes de que el interior termine la hornearse.

9. Sacar las galletas de horno cuando aún están blanditas, las galletas se queman fácilmente y muchas veces no nos parece que están “cocinadas cuando en realidad están perfectas.

10. Dejar enfriar las galletas completamente antes de conservarlas, de lo contrario la condensación se acumula, las galletas quedarán empapadas y no serán crujientes.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *